martes, 17 de abril de 2018

LOS CUATRO VOTOS DEL SAMURAI

Los 4 votos del Bushido y la “inquietud ontológica” del guerrero




Un samurai debe evitar siempre el quejarse, incluso en la vida corriente.
Debe mantenerse en guardia para no dejar escapar jamás
una palabra que exprese debilidad.

Tsunetomo Yamamoto
(Samurai - 1659 - 1719)





“Bushido” significa, literalmente “el camino del guerrero”.

Sus claves se resumen a entender cabalmente y practicar los alcances de los 4 votos:


1. No te rezagues nunca en la práctica del bushido.
 
2. Sé siempre leal y devoto en el servicio a tu Amo.
 
3. Cumple tus obligaciones para con tus padres.
 
4. Despierta tu compasión hacia todos los seres para poder consagrarte al servicio de los demás.


La clase Samurai estaba constituída por los mejores hombres, de allí que pueda aplicarse claramente y con justicia a ellos la expresión “aristócracia guerrera” (estamos utilizando aquí la palabra “aristocracia” desde su raíz griega: el calificativo “aristoi” aludía a los “los más buenos” en el sentido de “los mejores”).

Eran hombres de guerra, honestos, confiables, amables, con un profundo sentido de la cortesía y la amabilidad, honrados, cuya simple mención era considerada como equivalente del honor y el compromiso. Grandes cultores de la noble amistad y sapientes de todos los rostros que debe enfrentar quien se entregue al heroísmo, estos guerreros eran capaces de enfrentar los mayores peligros plantados en un radical orgullo de sí mismos y de sus habilidades como poderosos combatientes. También se destacaban por su destreza como jinetes y eran famosos asimismo por sus habilidades en el uso del arco y flecha.

El códice Samurai es considerado como el conjunto de valores y principios a los cuales debe apegarse la conducta del caballero que guerrea. Cuál ha de ser la obra final a que debía aspira un guerrero de esta noble clase japonesa? Pues esa obra había de ser, ni más ni menos, que llegar a la creación de una identidad. La culminación de esa obra que era la vida misma del guerrero, era la adquisición de un sí mismo cuyo nombre de clase era más poderoso que la pálida individuación que representaba un nombre y apellido. Se trata de llegar a crearse y ser “Samurai”.

Si seguimos en esta línea a Michel Foucault: “El individuo circunscribe la parte de sí mismo que constituye el objeto de esta práctica moral; define su posición en relación con el presente que sigue, se fija cierto modo de ser que valdría como realización moral de sí mismo y para hacerlo así obra sobre sí mismo, se empeña en conocerse, se controla, se experimenta, se perfecciona, se transforma". (“Usage des plaisirs”, p. 35).


Volverse guerrero, ser samurai, tal podría ser el resumen del supremo mandato al que se adherían estos feroces seguidores del Bushido.

sábado, 7 de abril de 2018

LOS VALORES DEL SAMURÁI

El camino más largo es el camino más corto” Daidoji Yuzan
Hace ya cierto tiempo, cuando tuve el placer de ver por primera vez el clásico Los siete samuráis de Akira Kurosawa, hubo una escena que me dejó especialmente pensativo, qué coño, fue toda una revelación. Tras la discusión entre los campesinos sobre qué hacer ante la amenaza de los bandidos, acuden al anciano de la aldea en busca de consejo y este les dice que deben contratar samuráis para defenderse. Entonces, un campesino advierte con temor: “nuestras muchachas se vuelven locas por los samuráis…”. Y efectivamente más adelante vemos cómo su hija acaba dejando que le mancillen la honra repetidas veces. La conclusión apareció entonces deslumbrante ante mis ojos: si adoptaba las maneras de un samurái conseguiría seducir a alguna incauta. Dado que en Bilbao no había ningún otro, el éxito sería aún mayor.
Solo me faltaba conocer sus costumbres, sus valores y sus hazañas. Así que me enfrasqué en la lectura de grandes maestros como Daidoji Yuzan, Inazo Nitobe, Musashi Mjiyamoto o Hakuin Ekaku entre otros, aun a riesgo que del poco dormir y mucho leer se me secase el celebro¹ de manera que viniera a perder el juicio. Lo que sigue a continuación es lo que saqué en claro.
Los samuráis fueron una casta de guerreros profesionales al servicio de un señor feudal, de hecho  esa palabra significaba originalmente “asistente” —aunque algunos no tenían amo y eran conocidos como ronin— que perduró generación tras generación desde aproximadamente el siglo VIII hasta el XIX. El código de conducta por el que se guiaban se llamaba bushido (bu-shi-do: guerrero-caballero-camino) y tenía elementos de confucianismo, budismo y sintoismo. Como eran guerreros que tenían que cultivar tanto el cuerpo como la mente, a menudo además de ir por ahí cortando cabezas escribían poemas breves (haikus) o tratados más extensos: sobre estrategia militar, buen gobierno o en general el sentido de la vida y los deberes éticos que un samurái debía tener. El bushido no era por tanto un libro canónico o una tabla de mandamientos, sino un disperso conjunto de recomendaciones que los propios samuráis iban elaborando y transmitiendo con el paso de los siglos.
SSus antecedentes los encontramos en los monjes Shaolin de China, quienes aprendieron de un maestro budista procedente de la India, Bodhidharma, quien les enseñó meditación y gimnasia con tal acierto que, dice Nitobe, “los monjes que practicaron estos ejercicios se hicieron fuertes y lograron una gran capacidad de concentración y así pudieron aguantar sin dormirse durante las charlas de  Bodhidharma sobre budismo”. Lo cual sugiere que como orador no debía ser demasiado divertido. Posteriormente, esas enseñanzas fueron adaptadas y ampliadas dando el salto a Japón, cuyas interminables guerras feudales serían el caldo de cultivo del samurái.
                                                                                                                                                                                                                     Autoretrato de Hakuin Ekaku


        Uno de ellos fue Hakuin Ekaku (1686-1769), heredero de un linaje de guerreros que se  convirtió desde muy joven en un monje zen para poder dedicarse a desentrañar koans. Los koans son paradojas irracionales en las que pensar durante largo tiempo ya que encierran el dilema de la vida. Hay cientos de ellos, como por ejemplo “imaginar el palmoteo de una mano”, “¿Quién lleva su propio cadáver?” o “sentir anhelo por la madre antes de ser uno concebido”. Pues bien, tan intensamente se dedicó a estas cavilaciones que con 20 años sufrió una grave crisis mental. Afortunadamente logró sanarse gracias a los consejos de un ermitaño y pudo dejarnos escritas grandes reflexiones. En primer lugar, nos dice, lo que toda persona debe aprender —y más aún si es un samurái— es el desapego hacia la vida, la valentía. Alguien que se asusta hasta del “ruido de una rata defecando”, señala, se alejará del camino de la iluminación y también de la verdad mundana. Concretamente, explica:
Si siempre tienes la esfera del ombligo, el océano de energía, el campo del elixir y el espacio entre la cintura y las piernas lleno de energía mental, y si no permites que mengüe un solo instante, aunque estés ocupado con tu trabajo o recibiendo a invitados, entonces la energía básica te llenará de manera natural el campo de elixir, y tendrás el bajo abdomen un poco redondeado, como una pelota a medio hinchar”.
Llegados a este punto, habrá lectores que dirán “bien, ¿y esto qué cojones significa?”. Una pista para comprenderlo es que el bajo abdomen es para la cultura japonesa el lugar que alberga los sentimientos. Aunque a lo mejor simplemente es que Hakuin nunca llegó a recuperarse del todo de esa crisis mental. Lo dejo a la interpretación de cada uno, como si fuera un koan.
Pero el autor que configuró con más nitidez el bushido sin duda fue Musashi Mjiyamoto (1587-1645) en El libro de los cinco anillos.  De él se dice que mató a su primer hombre a los 13 años y que nunca se peinó, tomó un baño, se casó, construyó una casa ni crió ningún hijo. Participó en más de 60 duelos y nunca perdió hasta que a los 29 años se retiró a una cueva, donde continuó perfeccionando su estilo durante las tres décadas siguientes y dejó escritos sus pensamientos. Sus principios fundamentales eran estos:
1. Gi: honradez y justicia en la acción.
2. Yu: valor heroico y bravura en la acción.
3. Jin: compasión o amor universal.
4. Rei: cortesía.
5. Melyo: honor.
6. Makoto: sinceridad absoluta.
7. Chugi: deber y lealtad.

martes, 27 de marzo de 2018

PASOS PARA LA FELICIDAD

En la práctica la felicidad es un concepto engañoso. Algunas personas lo asocian a la idea del cuerpo perfecto y la sonrisa 'happy' siempre en la cara. La tristeza, el enfado o el miedo parecen impedirnos ser felices y hay que evitarlos. 

Es el perfeccionismo tóxico que promueven redes sociales, donde todos parecen ser perfectos y realizar actividades muy emocionantes, menos tú, que estás de bajón en un momento pantufla donde lo máximo que consigues es moverte de un sofá a otro. Las redes para estas emociones son asociales. Sin embargo, son positivas y necesarias porque nos indican un camino de cambio y nos recuerdan que somos seres humanos y no dioses del Olimpo. 

Es normal equivocarse y volver a intentarlo o rectificar que es de sabios

En las antípodas están todos aquellos que tienen dificultades para conseguir sentirse felices o, al menos, disfrutar de lo que ya tienen, y se enganchan al sufrimiento. Como Tania que tuvo una infancia difícil debido a la prematura muerte de sus padres, pero ahora su vida con 33 años está estabilizada. Es como si se hubiera puesto una máscara de gas para sobrevivir a la guerra de su infancia y no sabe quitársela para vivir en tiempos de paz. Puede llegar a tener lo que quiere, pero desde luego no puede disfrutarlo. No se me ocurre un boicot peor a uno mismo que no poder gozar de los placeres del presente porque se vive en el dolor del pasado o el temor del futuro.
ENTRENAMIENTO
Mahatma Gandhi dijo: "Sé el cambio que quieras ver en el mundo". Por eso, te invito a practicar un programa para el desarrollo de la felicidad en 12 pasos que es la versión adaptada del de Psicoterapia Positiva del propio Seligman y Rashid, del 2011. Los científicos creen que en el cerebro las emociones negativas y las positivas se encuentran en áreas bien diferenciadas. Las primeras nos protegen y se relacionan con el hemisferio derecho, asociadas al cerebro límbico, mientras que las segundas animan a avanzar y están en el hemisferio izquierdo e implican a las zonas relacionadas con la corteza cerebral, el cerebro que piensa. Hay que entrenar para ello las dos partes del cerebro. Con el tiempo y la práctica, las vías neuronales asociadas con la satisfacción con la vida se fortalecerán y se sentirá más feliz sin tener que buscar la felicidad.

Paso 1. Tu presentación positiva. Escribe en una página una presentación que muestre lo mejor de ti mismo, lo que has conseguido, cómo utilizas tus mejores fortalezas y léela cada día.

Paso 2. Identifica tus fortalezas. Cumplimenta el cuestionario VIA. Una vez halladas tus cinco mejores cualidades, escribe situaciones en las que éstas te han ayudado.

Paso 3. Tres cosas positivas. A partir de hoy recuerda cada noche tres cosas buenas que has conseguido o que te han sucedido.

Paso 4. Emociones negativas. No es necesario estar siempre feliz. Descubre lo que te enfada, te pone triste o te asusta. Sólo reconoce esos sentimientos sin juzgarlos y escríbelos en tu cuaderno.

Paso 5. Carta de perdón. El perdón es una herramienta capaz de transformar los sentimientos de ira y amargura en positivos. Escribe una carta de perdón en la que describas una afrenta y promete perdonar a quien la cometió, aunque la llegues a enviar.

Paso 6. Carta de agradecimiento. Escribe una misiva de gratitud a alguien a quien no tuvo ocasión de mostrar tu agradecimiento personalmente, ésta si puedes entregarla a la persona.

Paso 7. Satisfacción personal. Aquellos que saben disfrutar cuando las cosas son "lo bastante buenas" son más felices que aquellos que buscan siempre la perfección. Dí hoy: "Me acepto a mí mismo y a los demás, tal y como son". Valora lo que ya funciona y no aquello que te falta para la perfección.

Paso 8. Puertas que se abren, puertas que se cierran. Piensa en tres asuntos de tu vida que no funcionaron y en otras tres puertas que se abrieron. Fracasar es un paso previo al éxito.

Paso 9. Las fortalezas de tu pareja. Escribe los puntos fuertes de tu pareja y concierta una cita para compartir su valoración.

Paso 10. Las fortalezas de tu familia. Piensa en tus padres, tus hijos, hermanos o mejores amigos. Haz un árbol genealógico de los puntos fuertes de cada uno, es tu herencia positiva.

Paso 11. Saboreo. Significa apreciar con sus cinco sentidos y con atención plena alguna actividad placentera. Si paseas, por ejemplo, siente la intensidad de la luz, la temperatura, los olores, las sensaciones. Es una técnica que aumenta la intensidad y duración de la emoción positiva.

Paso 12. Regalar tiempo. El altruismo ayuda a la felicidad. Hoy puedes donar su tiempo a otra persona haciendo algo que ayude y ponga en funcionamiento alguna de sus fortalezas.
Isabel Serrano-Rosa es psicóloga de www.enpositivosi.com

sábado, 17 de marzo de 2018

sábado, 24 de febrero de 2018

LAS SIETE VIRITUDES DEL BUSHIDO

El bushido y las 7 virtudes del guerrero

1. Gi (justicia)

Sé honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la justicia, pero no en la que emana de los demás, sino en la tuya propia. Para un auténtico samurái no existen las tonalidades de gris en lo que se refiere a honradez y justicia. Sólo existe lo correcto y lo incorrecto.

2. Rei (respeto, cortesía)

Los samuráis no tienen motivos para ser crueles. No necesitan demostrar su fuerza. Un samurái es cortés incluso con sus enemigos. Sin esta muestra directa de respeto no somos mejores que los animales. Un samurái recibe respeto no sólo por su fiereza en la batalla, sino también por su manera de tratar a los demás. La auténtica fuerza interior del samurái se vuelve evidente en tiempos de apuros.

3. Yu (coraje)

Álzate sobre las masas de gente que temen actuar. Ocultarse como una tortuga en su caparazón no es vivir. Un samurái debe tener valor heroico. Es absolutamente arriesgado. Es peligroso. Es vivir la vida de forma plena, completa, maravillosa. El coraje heroico no es ciego. Es inteligente y fuerte. Reemplaza el miedo por el respeto y la precaución.

Bushido: las 7 virtudes del guerrero (infografía)

4. Meiyo (honor)

El auténtico samurái solo tiene un juez de su propio honor, y es él mismo. Las decisiones que tomas y cómo las llevas a cabo son un reflejo de quien eres en realidad. No puedes ocultarte de ti mismo.

5. Jin (benevolencia)

Mediante el entrenamiento intenso el samurái se convierte en rápido y fuerte. No es como el resto de los hombres. Desarrolla un poder que debe ser usado en bien de todos. Tiene compasión. Ayuda a sus compañeros en cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.

6. Makoto (honestidad)

Cuando un samurái dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. Nada en esta tierra lo detendrá en la realización de lo que ha dicho que hará. No ha de “dar su palabra.” No ha de “prometer.” El simple hecho de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer. Hablar y hacer son la misma acción.

7. Chuugi (lealtad)

Para el samurái, haber hecho o dicho “algo”, significa que ese “algo” le pertenece. Es responsable de ello y de todas las consecuencias que le sigan. Un samurái es intensamente leal a aquellos bajo su cuidado. Para aquellos de los que es responsable, permanece fieramente fiel.
Las palabras de un hombre son como sus huellas; puedes seguirlas donde quiera que él vaya. Cuidado con el camino que sigues.

jueves, 22 de febrero de 2018

martes, 20 de febrero de 2018

FRASES SAMURAI QUE TE HARÁN MEJORAR

Frases de Miyamoto Musashi

Uno de los más grandes samuráis de toda la historia que vivió durante el Japón feudal. Sus combates se contaban por victoria y su habilidad era tal superior a la de sus rivales que en muchas ocasiones utilizaba dos espadas de madera (bokken y kodachi) porque no necesitaba un filo para derrotar a sus contrincantes.
Al final de su carrera escribe uno de los libros más famosos de toda la historia de Japón, y de la historia de los samuráis, el libro de los cinco anillos (Go Rin No Sho), en el  que compila todos sus conocimientos.
  • Es absolutamente imposible escribir esta ciencia con la precisión con la que la entiendo en mi corazón. Sin embargo, aunque las palabras sean insuficientes, los principios deben ser evidentes por sí mismos.
  • Debes entender que hay más de un camino a la cima de la montaña
  • Si el enemigo piensa en la montaña, imponle el mar; y si él piensa en el mar, imponle la montaña. Éste es el Camino de la estrategia. Esto es propio para que lo investigues cuidadosamente
  • La única razón por la que un guerrero está vivo es para luchar, y la única razón por la que lucha es para ganar.
  • Puedes abandonar tu propio cuerpo, pero nunca abandones tu honor
  • Conoce a tu enemigo, conoce su espada.
  • La observación y la percepción son dos cosas separadas; el ojo que observa es más fuerte, el ojo que percibe es más débil.
  • Cuando miro a la sociedad, veo que la gente convierte las artes en ganancias comerciales; se considera a sí misma como mercancía e incluso lleva a cabo mejoras como si fuera un objeto de comercio. Distinguiendo lo superficial y lo sustancial, encuentro que esa actitud tiene menos realidad que la decoración»
  • Que el maestro se vuelva aguja y el discípulo hilo y que los dos entrenen sin descanso
  • Piensa a la ligera de ti mismo, y con profundidad del mundo
  • No hagas nada que no sea útil
  • Si quieres controlar a los demás, primero deberás controlarte a ti mismo.
  • Para conocer una cosa bien, debes conocer al menos otras cien cosas.
  • Solo puedes luchar de la forma en la que prácticas.
  • La victoria de hoy es sobre tu yo de ayer, la de mañana será sobre un hombre inferior.
  • No te arrepientas de lo que has hecho.
  • Todos los hombres son iguales excepto por su creencia en sí mismos, independientemente de lo que otros puedan pensar de ellos.

Frases de Yamamoto Tsunetomo

Si bien Yamamoto no fue un samurái tan celebre como Musashi, sus obras escritas sí que pueden estar a la par de importancia. Es el autor del libro del Hagakure que posteriormente sería la base del Bushido, el camino del guerrero y el código ético de los samuráis.
Las vidas de los samuráis debían estar regidas estrictamente por el honor y la lealtad llegando a la muerte por encima de su vida.
  • El Samurái debe obrar sin dudar, sin confesar el más mínimo cansancio ni el más mínimo desánimo hasta concluir su tarea.
  • Es por esto que un samurái debe conocer sus debilidades y pasar la vida corrigiéndolas sin jamás tener el sentimiento de haber hecho ya lo suficiente.
  • Hay pocos problemas realmente importantes, sólo se presentan dos o tres en toda una existencia.
  • Ata incluso a un pollo ya asado
  • Continua espoleando a un caballo que ya está corriendo
  • Un samurái valiente no piensa en términos de victoria o derrota, combate siempre hasta la muerte.
  • Si uno no se mete dentro de su cabeza desde el principio que el mundo está lleno de situaciones deshonrosas, la mayor del tiempo su actitud será pobre y no será considerado por los demás.
  • Es necesario saber concentrarse en una sola cosa, todos los oficios deben ser realizados con concentración.
  • Si uno lanza sin vigor, siete de cada diez acciones no llegan a término.
  • Hacer una cosa sólo en el propio beneficio es superficial y se vuelve negativo.
  • Un samurái no debe ni beber demasiado ni estar demasiado seguro de sí mismo, ni darse a la lujuria.
  • En cuanto se empieza a palpar el triunfo, se vuelven proclives a estar satisfechos de sí mismos.
  • Es bueno encontrarse con dificultades en la juventud, porque el que no ha sufrido jamás, no ha templado plenamente su carácter.
  • La mejor actitud respecto a las palabras es no usarlas.
  • Valentía es no rendirse jamás; luchar hasta el final.
  • Para seguir la vía uno debe sacrificar su propia vida.
  • La riqueza del tiempo de paz es permitir la preparación para tiempos de guerra.
  • El bushido se realiza en presencia de la muerte. Esto significa que cada vez que haya que elegir entre vida o muerte, se debe elegir la muerte. No hay otro razonamiento.
  • El pensamiento único es el más potente.
  • Respecto, honestidad, valentía, rectitud, lealtad, honor, benevolencia.
  • Si mediante un corazón recto, cada mañana y tarde uno es capaz de vivir como si su cuerpo estuviera muerto, es que ha ganado la libertad en el camino.
  • La pureza es algo que no puede ser alcanzado excepto apilando esfuerzo tras esfuerzo

Frases del Bushido

El camino del guerrero, o Bushido, un código ético y conducta del japón feudal donde se encontraba el modelo de comportamiento que debía de seguir, especialmente todo samurái: la rectitud, el coraje, la benevolencia, la cortesía, la sinceridad, el honor, la lealtad y el autocontrol.
Inazo Nitobe fue uno de los mayores valedores y nombres relacionados al Bushido, del que dan origen citas como las siguientes:
  • Bu-shi-do significa literalmente “militar-caballero-camino”: el camino que los nobles guerreros debían de seguir en su vida cotidiana, así como en el ejercicio de su vocación; en una palabra, los “preceptos del caballero”.
  • Samuráis que significa literalmente, como en el inglés antiguo cniht (knight en el moderno), “guardas” o “vigilantes”.
  • Nada es más repugnante para él que los tratos arteros y las acciones deshonestas.
  • La rectitud es el poder de decidir respecto a un determinado tipo de conducta, conforme a la razón, sin titubeos; morir cuando es correcto morir, atacar cuando hay que atacar.
  • Percibir lo correcto y no hacerlo demuestra falta de coraje. – Confuncio
  • El aspecto espiritual del valor se evidencia mediante la compostura, la serena presencia de ánimo. La tranquilidad es el coraje en reposo.
  • La benevolencia se consideraba una virtud soberana en un doble sentido: soberana entre los múltiples atributos de un espíritu nombre y soberana por ser particularmente adecuada para la función de un soberano.
  • La cortesía se convierte en una virtud mediocre si sólo la impulsa el miedo a ofender al buen gusto; ha de ser una manifestación externa del respeto hacia los sentimientos de los demás.
  • Sin veracidad y sinceridad, la cortesía es tan sólo farsa y apariencia.
  • La sinceridad es el principio y el fin de todas las cosas; sin sinceridad no habría nada. – Confuncio
  • Cualquier infracción contra la integridad del buen nombre (honor, la reputación propia, “la parte inmortal de uno mismo, del que el resto es parte animal”), se sentia como una vergüenza, y en el sentido de la venganza (Ren-chi-shin) era uno de los que se fomentaba a edad más temprana.
  • Dentro de la moralidad, el homenaje y la lealtad a un superior, constituyen un rasgo distintivo.
  • La palabra chi que se empleaba para denotar “intelectualidad”, se refería más bien a “sabiduria” en primera instancia, otorgando al “conocimiento” el segundo nivel.
  • El armazón del Bushido era Chi, Jin Yu, respectivamente: sabiduría, benevolencia y coraje.
  • La disciplina de la fortaleza, que por un lado inculca la resistencia sin queja, y por otro enseña la cortesia, exigiéndonos no estropear el placer o la serenidad de otros mediante la expresión de nuestra propia tristeza o dolor.
  • El hara-kiri (o seppuku) era un proceso en el cual los guerreros podían expiar sus crímenes, excusas sus errores, escapar de la deshonra, redimir a sus amigos, o probar su sinceridad.
  • Para el Bushido, la espada era el emblema de poder y valor.
  • Lo que lleva en su cinturón es un símbolo de lo que lleva en su mente y en su corazón: la lealtad y el honor. Las dos espadas, la más larga y la más corta, llamadas respecticamente daito y shoto katana wakizashi, nunca se separan de él.
  • El ideograma chino que significa “lo misterioso”, “lo desconocido”, se compone de dos partes, una significa “joven”, y la otra “mujer”.
  • El ideal del Bushido de la femineidad era fundamentalmente doméstico.
  • La entrega de la mujer por el bien del marido, el hogar y la familia era tan voluntaria y honorable como la entrega del hombre por el bien de su señor y su país.
  •  Resultado de imagen de codigo samurai frases
  •  
  • 27 frases del Camino del Samurai que te enriquecerán: 1. “Al dar consejo, debéis discernir primero si la otra persona está dispuesta a aceptarlo o no”.
    2. “Los espectadores ven más que los jugadores”.
    3. “Escuchar a otros hablar y leer libros es necesario para mantenerse cercano a las enseñanzas de la generación previa”.
    4. “Si os adentráis en el camino inexplorado, al final aparecerán infinitos secretos”.
    5. “No sé nada acerca de cómo superar a otros. Sólo conozco el modo de superarme a mí mismo”.
    6. “Aquellos que nunca han cometido un error están en peligro”.
    7. “Si vuestro ojo es lo suficientemente capaz de ver buenas cualidades en otros que aparentemente son inferiores a vosotros, entonces ellos pueden ser vuestros maestros”.
    8. En una fiesta: “Hay demasiados ojos presentes en la fiesta. Debéis ser cautos”.
    9. En relación a las distracciones: “no podréis desarrollar la mayoría de las habilidades y destrezas adquiridas”
    10. “En caso de enfermedad u otros problemas vuestro aparente amigo se mantiene apartado de vosotros. Entonces puede considerarse un cobarde”.
    11. “Los samurais calculadores…piensan en la muerte como una pérdida y en la vida como una ganancia…es por ello que se convierten en cobardes”.
    12. “Es necesario enfrentarse a los problemas con coraje y júbilo…si la marea sube, el barco sube también”.
    13. “Decidíos mientras respiráis siete veces”.
    14. “Si se piensa demasiado se llegan a conclusiones comunes y banales”.
    15. “Aquellos a los que les gusta ser de ayuda para otros, seguramente son apreciados”.
    16. “El modo de sobresalir por encima de los otros es hacer que los otros hablen de vosotros y os juzguen”.
    17. “Cuando escuchéis a otros hablar, escuchadlos seriamente…permitidles hablar libremente y sin interrupción”.
    18. “Yo conozco el don de la victoria siempre. Sólo he aprendido a no dejar pasar el momento adecuado”.
    19. “En este mundo que cambia tan rápidamente, no es necesario agarrarse ni al pesar ni al placer”.
    20. “Los hombres pequeños son muy ruidosos; causan alboroto, discuten y parlotean”.
    21. “Podéis trabajar libremente y de un modo efectivo sin ningún tipo de empujón“.
    22. “Si estáis tratando de resolver un problema del que sois un experto, cuanta mayor sea la dificultad del problema, más se agudizarán y aumentarán vuestros talentos”.
    23. “Ganar es vencer a tu propio lado. Vencerse a uno mismo es superar el cuerpo con la mente”.
    24. “Cuando estéis discutiendo es mejor que digáis: responderé más tarde después de haberlo considerado mejor“.
    25. “Con la prudencia seréis presos de dudas y tendréis muchas dificultades para tomar una decisión definitiva”.
    26. “Sólo aquellos que han cometido algunos errores pueden asimismo acometer grandes tareas”.
    27. “Es mejor que no habléis más de lo necesario. Y decid cuantas menos palabras mejor y en buen orden. Muy  menudo caéis en desgracia cuando habláis descuidadamente y, por casualidad, reveláis vuestra vergüenza”. 
    Resultado de imagen de codigo samurai frases
     

martes, 30 de enero de 2018

LAS DOCE REGLAS DE PETERSON

Las 12 reglas de  Jordan Peterson

Camina erguido y con tus hombros hacia atrás.

Trátate a ti mismo como tratarías a alguien a quien tuvieses la responsabilidad de ayudar.

Hazte amigo de quien quiere lo mejor para ti.

Compárate con quien eras ayer, no con los demás.

No dejes que tus hijos hagan algo que te lleve a odiarlos.

Ten tu casa ordenada antes de criticar el mundo.

Persigue lo significativo (no lo que es oportuno).

Di la verdad. O, al menos, no mientas.

Asume que la persona a la que estás escuchando puede saber algo que tú no conoces.

Sé preciso al hablar.

No molestes a los niños cuando estén patinando.

Recoge a un gato cuando te lo encuentres en la calle.

miércoles, 17 de enero de 2018

Temas sugeridos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sic transit gloria mundi

trucos blogger