domingo, 1 de octubre de 2017

DECÁLOGO DE LA SERENIDAD

1.    “Solo por Hoy” trataré de pasar el día sin esperar resolver el problema de toda mi vida en un momento.

2.    Solo por Hoy” seré agradable. Me mostraré lo mejor que pueda. Vestiré apropiadamente, hablaré en voz baja, actuaré cortésmente, no haré crítica alguna, no le encontraré faltas a nada, y trataré de no superar ni dirigir a nadie más que a mí mismo.

3.    “Solo por Hoy” seré feliz. Esta verdad que dijo Abraham Lincoln: “Casi todo el mundo es tan feliz como se propone”. Hoy la pondré en práctica.

4.    “Solo por Hoy” me ajustaré a lo que es, sin tratar de amoldar todo de acuerdo con mis deseos. Tomaré la “suerte” como venga y me acoplaré a ella.

5.    “Solo por Hoy” trataré de fortalecer mi mente. Estudiaré. Aprenderé algo útil. No seré un apático mental. Leeré algo que requiera esfuerzo, pensamiento, y concentración.

6.    “Solo por Hoy” ejercitaré mi alma de tres formas: le haré un bien a alguien sin esperar recompensa y sin que nadie lo sepa; si alguien se enterara, esto no contaría. Haré por lo menos dos cosas que no quiera hacer, solo como un ejercicio. No le demostraré a nadie que mis sentimientos han sido heridos, puedo estarlo, pero hoy no lo demostraré.

7.    Solo por Hoy” puedo proponerme hacer algo que me espantaría si creyera tener que seguir haciéndolo durante toda la vida.

8. Solo por Hoy” tendré un programa a seguir. Quizá no lo siga con exactitud, pero lo tendré. Me salvaré de dos plagas: la prisa y la indecisión.  

9.  “Solo por Hoy” me tomaré media hora de calma para mí mismo, y estaré sin     tensión. En algún momento durante esa media hora, trataré de tomar una     mejor perspectiva de mi vida.Si soy religioso pensaré en que la Providencia divina cuida de mí.

10. “Solo por Hoy” no tendré miedo. Trataré especialmente de no sentir miedo a disfrutar de lo que es bello, y creer que del mundo he de recibir de acuerdo a lo que le dé.

(A.A.)


sábado, 30 de septiembre de 2017

GERONIMO

Gerónimo
Nacido en Arizona en 1829, su verdadero nombre era Goyahkla ("el que bosteza") , y fue un chamán de los apaches del Oeste, también llamados chiricahuas.  Pero, ¿por qué era conocido como el jefe Gerónimo? ¿Qué acontecimientos le convirtieron en un personaje distinguido?

Todo empezó cuando un grupo de militares mexicanos hizo una incursión al campamento apache donde habitaba con  sus iguales y asesinaron a todas las mujeres, niños y ancianos que encontraron a su paso, entre ellos su esposa y sus tres hijos. Aquel doloroso episodio hizo que Goyahkla jurase venganza eterna.

A partir de ese día, el indio fue convirtiéndose paulatinamente en una pesadilla para el ejército de México y los colonos del norte de Arizona, a los que atacaba y saboteaba de forma incansable. Además, siempre lograba escapar de quienes querían echarle de su tierra, riéndose a la par de aquellos que le tenían por hombre muerto.


Fue en mitad de este contexto cuando empezó a ser conocido como Gerónimo, puede que debido a los gritos de los mexicanos invocando a su patrón, San Gerónimo, mientras huían de las ofensivas del chamán.

Lejos de conformarse con hacer la vida imposible a los mexicanos, también se cebó con el ejército norteamericano, protagonizando una década de fugas y persecucciones propias de una película de acción. Llegaron a perseguirle hasta 5.000 soldados norteamericanos y 3.000 mexicanos, y los periódicos le mostraban como el villano más temible y detestable de la nación.

Pero a pesar de su condición de líder, Gerónimo no llegó a ser nunca jefe de los apaches, aunque sí un hombre respetado al que le atribuyeron poderes de adivinación, clarividencia e interpretación de los signos de la naturaleza. De hecho, él mismo llegó a asegurar que no existía bala capaz de matarle, lo que hacía que los suyos llegasen a pensar en su posible inmortalidad.


Tras rendirse y ser trasladado junto a 450 apaches a Florida y un año después a Alabama, fue reubicado en Oklahoma, donde se convirtió al Cristianismo y construyó su autobiografía.  Deseaba volver a Arizona, hasta el punto de pedir en persona al presidente Roosevelt que devolviese a su pueblo a su tierra natal, intento que resultó fallido. Finalmente, el terrorífico Goyahkla murió en Oklahoma con más de 80 años debido a una caída desde su caballo.



martes, 26 de septiembre de 2017

PARA SER EFECTIVO

Stephen R. Covey es el autor de Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, libro publicado en 1989 que ha vendido más de 25 millones de copias. Con la llegada de internet, podemos ser mucho más efectivos que entonces. Tanto, que siete hábitos nos parecerán pocos. ¿Por qué conformarnos con un número tan bajo? 

Si de verdad somos efectivos, seguro que podemos con más. Diez veces más, al menos.

O eso parece si leemos artículos sobre productividad: hay decenas de consejos para rendir aún más en el trabajo, como si eso fuera bueno. Aunque algunas de estas recomendaciones son incompatibles entre sí, enumeramos las 79 que nos parecen mejores. Si consigues aplicar al menos 55, te conviertes en Tony Stark. Los primeros siete, por cierto, son los de Covey. 

Comencemos por los clásicos.

1. Sé proactivo. Resulta que Covey es uno de los culpables de la popularización de este término. Se refiere a tomar la iniciativa y no esperar órdenes.

2. Empieza a trabajar con un objetivo en la mente.

3. Establece prioridades, diferenciando lo urgente de lo importante.

4. Piensa en el win-win, es decir, en estrategias que puedan beneficiar a todas las partes implicadas. Covey, eres millonario, pero has hecho mucho daño.

5. Primero comprende y luego sé comprendido. Hay que aprender a comunicar.

6. Sinergiza. Ya tardaba en aparecer este término, con el que habla de aprovechar las posibilidades de un equipo bien organizado.

7. Afila la sierra. Se refiere a seguir aprendiendo, no a afilar literalmente una sierra, cosa que sería, paradójicamente, una pérdida de tiempo. A no ser que uno sea carpintero, claro. En ese caso, el consejo se puede seguir también al pie de la letra.

8. Madruga.

9. Sin apretar al snooze, que te despiertas peor.


11. Las mañanas merecen un capítulo aparte. Si no sabes cómo aprovecharlas, te recomendamos un artículo de Verne con todo las 54 cosas que deberías hacer antes de las 8.

12. Haz una lista de las cosas que tienes que hacer.

13. Con tres objetivos muy claros.

14. No basta con ponerse objetivos diarios. Hay que establecerlos para cada hora.

15. También necesitaremos una lista semanal y una mensual.

16. Haz otra lista al final del día con al menos ocho objetivos para el día siguiente, según el New York Times.

17. Pero no las apuntes en papel. Nada de papel.

18. No, espera, mejor en papel.

19. Toma nota de todas tus ideas. Si es necesario, lleva una libreta encima siempre. Llena de listas. Igual necesitas una lista con todas tus listas.

20. No digas “sí” todo el rato y a todo el mundo. ¿De acuerdo? ¿Cómo que "sí"? ¿Pero qué estábamos diciendo?

21. Cuando digas “no”, dilo con elegancia. En francés, por ejemplo.

22. Di no a las distracciones. Siempre. La web Entrepreneur es tajante con las distracciones. Aunque es muy difícil evitarlas. Por ejemplo, aquí está el Tetris online.

23. Pero da un paseo de cinco minutos cada hora, como recomienda el New York Times.

24. O levántate de la silla cada dos horas, según CNN.

25. Lee algo nuevo cada día, sigue Entrepreneur, que añade que:

26. Tienes que saber cuándo descansar.

27. De hecho, tómate más descansos.

29. Dedica un tiempo concreto del día al correo electrónico, pero desactiva las notificaciones.


31. Pero acábalas. ¿Cómo? Pues siendo efectivo, qué preguntas tienes.

JEFE: Jaime, ¿has acabado aquello que te dije?
JAIME: Qué va, paso. Es que no me gusta.

33. Sigue la regla 80/20: el 20% de tus acciones producirán el 80% de los resultados, añaden Entrepreneur y Forbes, hablando de la famosa Ley de Pareto.

34. Piensa a lo grande, dice Inc.

35. Piensa a largo plazo, dice Inc en el mismo artículo.

36. Cuida tu cuerpo.
37. Aprende a delegar. Esta es fácil, pero solo en parte. Yo quería delegarle el resto de la lista a un compañero, pero se ha negado.

38. No acumules tareas pendientes, dice también Entrepeneur. Esta me gusta mucho porque básicamente consiste en decir que para ser efectivo hay que ser efectivo.

39. Encuentra tu propia voz y haz que tu voz inspire a otros para que encuentren la suya, recomiendan en Vida Positiva. Mi voz está en dentro de la boca. Buscad ahí.

40. Recompensa a los empleados que más se esfuerzan con cursillos de formación. ¡Socorro!

41. Monitoriza el workflow o, en español, ve mirando que las cosas se hagan porque en cuanto uno se despista, aquí nadie da un palo al agua, que estáis todo el día con el Facebook.

42. Haz lo más difícil lo antes que puedas, aconseja Fast Company.

43. Olvida la multitarea.

44. O no, que aquí dicen que hay una forma inteligente de aplicarla. Hay tareas que son compatibles, como “leer un mail o tomar notas mientras esperas que te pasen con alguien al teléfono”.

45. Bloquea las webs que te distraigan, sobre todo las redes sociales. Pero no Verne, ojo cuidado con eso.

46. Aprende de tus errores.

47. Hay que conocer la diferencia entre lo importante y lo urgente, como apunta Fast Company y ya decía Covey. Ejemplo: puede que sea muy importante lo que te ha dicho tu jefe que hagas, pero corregir a alguien en Twitter es URGENTE. Hay gente retuiteando a lo loco.

48. Este hilo de Quora va más lejos. Hay que distinguir entre lo 1) importante y urgente, 2) importante, pero no urgente, 3) no importante, pero urgente y 4) ni importante ni urgente. El orden en el que tienes que resolver estos asuntos es 1, 3 y luego 2, lo que a su vez contribuye a reducir el volumen de 1 y 3. Creo que con 4 se refieren a tus hijos.

49. Aprovecha el tiempo todo el rato, aconseja Fast Company. ¿Que han retrasado tu vuelo media hora? Pues ponte a contestar mails. Coincide el HuffPost: ¿tienes dos minutos libres? Aprovéchalos, vago.

50. Trabaja más que nadie, dice Life Hack. A lo mejor hay gente más lista que tú, pero les puedes ganar en sufrimiento.

51. Pero no seas envidioso, añaden.

52. Pero resulta que puedes procrastinar. Eso lo decíamos en Verne, que también hemos aportado lo nuestro a este tema (disculpas).

53. Los correos electrónicos han de ser cortos y concisos: no hay necesidad de enviar un párrafo cuando una frase es suficiente. No solo se pierde tu tiempo sino el del destinatario, apuntan en Club-MBA. ¿Palabras? ¡Palabra! ¡Suficiente! ¿Más? ¡Innecesario! ¡Una! ¡Ya! ¿Más? ¡No! ¡Hombre! ¡Concisión!

54. Usa atajos de teclado. Piensa que cada vez que en Word aprietas crtl + g en lugar de pinchar en el iconito del diskette te estás ahorrando, qué sé yo, igual un segundo entero. Si lo haces 70 u 80 veces ya te da para contestar a uno o dos correos electrónicos.

55. Pide a tus jefes que te den más trabajo. Según esta web, es la clave para tener más energía.

56. Pero tienes que trabajar 52 minutos y descansar 17, para seguir los ritmos de atención de tu cerebro. Ojalá al revés.

57. Aunque aquí dicen que trabajes 25 minutos y hagas pausas de 5. Ojalá al revés también.

58. Es más, trabaja de acuerdo con tus ritmos circadianos.

59. Y siéntate con lo que en inglés se llama “power poses”, posturas de autoridad.
60. Medita.

61. Ve solo a reuniones que tengan un objetivo claro. Es decir, a ninguna.

62. Vale, tienes que comer. Pues aprovecha y come cosas buenas para el cerebro. Según este texto de Quora, arándanos, frutos secos, semillas, verduras de hojas verdes, aguacates y chocolate negro. Imaginamos que no todo a la vez. Aunque ¿por qué no? Un superbatido superefectivo para tu cerebro.

63. Este mismo texto recomienda beber café “estratégicamente”, es decir, cuando bajan tus niveles de cortisol: entre las 9:30 y las 11:30 de la mañana y las 13:30 y 17:00. Los que nos despertamos antes y necesitamos café nada más salir de la cama lo tenemos complicado.

64. No comas “demasiado azúcar”. Al parecer, lo ideal son 25 gramos de glucosa.

65. Por tanto, aprende a contar gramos de glucosa.

66. Antes de comer, corre 30 minutos.


68. Deja huecos en tu agenda. “A veces una reunión se alarga. A veces solo necesitas tiempo para pensar”, aclara Fast Company. A veces, añado, el jefe te busca y te has escondido en el baño.

69. Renuncia a objetivos y tareas que sean una pérdida de tiempo. Tienes permiso para dejar de leer este artículo, pero aún nos queda mucho por aprender.


71. Trabaja menos, dice Fast Company en otro artículo que también propone lo siguiente:

72. Ignora el móvil.

73. Es más, déjalo a 6 metros.

74. Y tampoco lo tengas cerca cuando duermes, dice Business Insider.

75. Lleva cada día la misma ropa, como Mark Zuckerberg. (Nota importante: diferentes prendas iguales, no las mismas prendas cada día).

76. Sal a la calle. El sol estimula tu productividad.

77. Quéjate a tus jefes, pero ofrece una solución al problema. Ejemplo: “Está todo mal. Hay que prenderle fuego al edificio y huir a Suiza”.

78. ¿El día solo tiene 24 horas? Así piensan LOS DÉBILES. Business Insider nos recuerda que esa forma de pensar es una trampa. Hay que pensar en semanas de 168 horas. Efectivamente, están incluyendo el fin de semana.

79. Recuerda que vas a morir. La idea de Life Hack es que tengamos en cuenta que nuestro tiempo en la Tierra es limitado y que lo mejor es aprovecharlo a fondo para hacer realidad todos los sueños de nuestros jefes.

sábado, 23 de septiembre de 2017

lunes, 18 de septiembre de 2017

CONSEJOS PARA UN SAMURAI ACTUAL

Por eso me ha parecido que podría ser muy útil compartir contigo las frases que me hicieron reflexionar sobre problemas cotidianos y compartirlos contigo, así que ahí van 27 frases del Camino del Samurai que te enriquecerán:

1. “Al dar consejo, debéis discernir primero si la otra persona está dispuesta a aceptarlo o no”.

2. “Los espectadores ven más que los jugadores”.

3. “Escuchar a otros hablar y leer libros es necesario para mantenerse cercano a las enseñanzas de la generación previa”.

4. “Si os adentráis en el camino inexplorado, al final aparecerán infinitos secretos”.

5. “No sé nada acerca de cómo superar a otros. Sólo conozco el modo de superarme a mí mismo”.

6. “Aquellos que nunca han cometido un error están en peligro”.

7. “Si vuestro ojo es lo suficientemente capaz de ver buenas cualidades en otros que aparentemente son inferiores a vosotros, entonces ellos pueden ser vuestros maestros”.

8. En una fiesta: “Hay demasiados ojos presentes en la fiesta. Debéis ser cautos”.

9. En relación a las distracciones: “no podréis desarrollar la mayoría de las habilidades y destrezas adquiridas”

10. “En caso de enfermedad u otros problemas vuestro aparente amigo se mantiene apartado de vosotros. Entonces puede considerarse un cobarde”.

11. “Los samurais calculadores…piensan en la muerte como una pérdida y en la vida como una ganancia…es por ello que se convierten en cobardes”.

12. “Es necesario enfrentarse a los problemas con coraje y júbilo…si la marea sube, el barco sube también”.

13. “Decidíos mientras respiráis siete veces”.

14. “Si se piensa demasiado se llegan a conclusiones comunes y banales”.

15. “Aquellos a los que les gusta ser de ayuda para otros, seguramente son apreciados”.

16. “El modo de sobresalir por encima de los otros es hacer que los otros hablen de vosotros y os juzguen”.

17. “Cuando escuchéis a otros hablar, escuchadlos seriamente…permitidles hablar libremente y sin interrupción”.

18. “Yo conozco el don de la victoria siempre. Sólo he aprendido a no dejar pasar el momento adecuado”.

19. “En este mundo que cambia tan rápidamente, no es necesario agarrarse ni al pesar ni al placer”.

20. “Los hombres pequeños son muy ruidosos; causan alboroto, discuten y parlotean”.

21. “Podéis trabajar libremente y de un modo efectivo sin ningún tipo de empujón“.

22. “Si estáis tratando de resolver un problema del que sois un experto, cuanta mayor sea la dificultad del problema, más se agudizarán y aumentarán vuestros talentos”.

23. “Ganar es vencer a tu propio lado. Vencerse a uno mismo es superar el cuerpo con la mente”.

24. “Cuando estéis discutiendo es mejor que digáis: responderé más tarde después de haberlo considerado mejor“.

25. “Con la prudencia seréis presos de dudas y tendréis muchas dificultades para tomar una decisión definitiva”.

26. “Sólo aquellos que han cometido algunos errores pueden asimismo acometer grandes tareas”.

27. “Es mejor que no habléis más de lo necesario. Y decid cuantas menos palabras mejor y en buen orden. Muy  menudo caéis en desgracia cuando habláis descuidadamente y, por casualidad, reveláis vuestra vergüenza”.
 Juan Jódar 

Nobuo Koromoto

CÓMO SER UN SAMURAI



Los samuráis poderosos fueron muy mortales con sus katanas, su arco o su naginata (hacha), además de que fueron muy disciplinados y muy entregados a su causa. Si bien es cierto que la clase de los guerreros samuráis se disgregó desde 1870, sigue siendo posible ver algunas resonancias del sentido del deber de estos guerreros y de su código bushido en Japón (además de en otros lugares).[1] Ser como un samurái en la época moderna no es fácil, pero puedes comenzar a vivir según las virtudes de los samuráis y desarrollar tus talentos para utilizarlos para bien con ayuda de la disciplina y de un buen sentido del deber.

Vivir como un samurái


1

Practica el gi (la integridad). Tradicionalmente, los samuráis vivieron según el código moral y ético conocido como bushido. Si bien es cierto que los samuráis han desaparecido, las virtudes centrales del código bushido siguen describiendo una vida honorable y moral que se puede seguir perfectamente en la actualidad. La primera de estas virtudes es la integridad.[2] Un samurái siempre se esfuerza por hacer lo correcto, incluso (y en especial) cuando es difícil. Un samurái escoge el camino que es mejor para un bien mayor cuando se le presenta decisiones difíciles, incluso si no es lo mejor para sí mismo.

  • Un ejemplo moderno: Kate por casualidad comete un error cuando postula para la universidad en línea. En lugar de brindar su correcta calificación promedio de la preparatoria de 3.5, escribe 3.9. Kate luego nota su error, pero solo después de que envió la solicitud. A pesar de que el error la hace ver como una mejor candidata, y está muy segura de que nadie lo notará, envía un correo electrónico al Departamento de Admisiones para comunicar su error para asegurarse de que se le juzgue justamente para preservar su honor.

2

Practica el yuuki (el coraje). Los samuráis no huyen de hacer actos difíciles (incluso si son imposibles). Se presentan con un rostro fuerte y se esfuerzan para desempeñar su deber incluso si se enfrentan a unas circunstancias intensas y a unas probabilidades poco probables. Ten en cuenta que esto no quiere decir que un samurái nunca tiene miedo. Todas las personas se asustan. En lugar de ello, un samurái sigue esforzándose para completar la labor que tiene que hacer.

  • Un ejemplo moderno: Joe tiene miedo de volver al campo de fútbol después del medio tiempo. Su equipo está perdiendo, los jugadores del otro equipo lo insultan después de cada juego y él sabe que su entrenador lo avergonzará en los casilleros por las intercepciones que ha lanzado en el primer cuarto de tiempo. Después de un corto momento de reflexión, él regresa al campo con la cabeza erguida. En su mente, su objetivo es tener el mejor segundo tiempo a pesar de su miedo y de las probabilidades difíciles que enfrenta.

3

Practica el jin (la amabilidad o la benevolencia). Si bien es cierto que los samuráis se recuerdan en la actualidad principalmente por su fiereza en el campo de batalla, en sus vidas diarias, fueron de todo menos crueles. El samurái ideal era un acompañante cálido con sus amigos (aunque siempre fue digno), sus familiares y los desconocidos; trataba a las personas que conocía con amor y compasión. En la actualidad, puedes seguir la virtud del jin al esforzarte al máximo para vivir una vida llena de amabilidad humana, incluso cuando te topas con personas que no se lo merezcan en especial.

  • Un ejemplo moderno: el nuevo estudiante en la escuela es una persona rara, no habla con nadie, no parece tener una buena higiene y actúa nerviosamente cuando tiene que hablar en frente de las personas. Shawn lo ve sentándose solo en una esquina de la cafetería y decide sentarse a su lado y esforzarse para entablar una conversación. Ya sea que el nuevo estudiante resulte ser el tipo de persona que simplemente es tímida o una persona que es tan extraña como todas las personas han dicho que es, sigue mereciéndose la misma compasión que Shawn le daría a cualquiera de sus amigos.

4

Practica el rei (la cortesía y la etiqueta). Lo creas o no, los samuráis se esforzaban por ser unos caballeros perfectos en sus interacciones diarias y se esforzaban para ser mortales en el campo de batalla. Esta virtud difiere del jin (la amabilidad) en el hecho de que describe un conjunto preciso de costumbres y comportamientos sociales que constituían la cortesía en Japón en ese tiempo. Si bien es cierto que puede ser poco práctico participar en las ceremonias de té del periodo feudal de Japón, puedes practicar el rei al actuar según las nociones modernas de la cortesía y la etiqueta de los caballeros y las damas.

  • Un ejemplo moderno: por alguna razón, al cajero en la tienda de comestibles no le agrada Kim. Siempre que pasa por la caja, él frunce el ceño y no dice nada más que "¿Quieres algo más?". Kim no está segura si al cajero no le agrada la manera en que se ve, ya sea que dijo un comentario con el que no concordó en el pasado o si el problema se trata de otro tema totalmente diferente. A pesar de esto, ella decide saludarlo con una sonrisa y con una conversación cortés todos los días. Quizás algún día, él aprenderá a actuar de la misma forma.

5

Practica el makoto (la honestidad). Un samurái debía ser honesto en sus palabras y en sus acciones. El código bushido dictaba que siempre se debía decir la verdad, no se debía mentir intencionalmente y nunca se debía actuar intencionalmente de una manera para hacer trampa o engañar a una persona. Actuar de esta forma era demostrar respeto por las leyes de la naturaleza del universo y del cosmos, y nunca actuar de manera deshonesta. Por ello, el samurái debía actuar de esta forma.[3]

  • Un ejemplo moderno: después del trabajo, uno de los compañeros de trabajo de la oficina de Sandeep le dice que recibirá una llamada de su novia, a quien Sandeep ha conocido. Le pide a Sandeep que le diga que los dos fueron al bar de la localidad a beber anoche y se quedaron ahí hasta que se cerró. Sandeep, quien estuvo en casa con su familia, se disculpa y se rehúsa cortésmente. Su compañero se frustra, pero Sandeep no se rinde. Él no mentirá intencionalmente, en especial no para ayudar a alguien a salirse con la suya por un tema inmoral.

6

Practica el meiyo (el honor). Un samurái valoraba su honor por encima de casi todo, incluso algunas veces por encima de su vida. Los samuráis se esforzaban para que se les admirara y se les elogiara por su fortaleza, competencia y virtud. Normalmente, ser deshonrado no podía suceder ya que cuando se les ponía en una posición en la que se enfrentaban con un fracaso mayor (como perder su daimyo en una batalla importante), no era poco común que cometieran suicidio al hacer un seppuku (un ritual de destripamiento) para preservar su honor.[4] A pesar de que las prácticas como seppuku son muy extremas para el mundo moderno, las personas que quieran vivir como un samurái deben ser cuidadosas de la manera en que viven su vida afecta su honor y su reputación.

  • Un ejemplo moderno: cuando Isabella llega a casa de clases un día, encuentra una invitación a una fiesta de disfraces en una hermandad prestigiosa en la que ha tratado de hacer amigas. A pesar de que al principio se sintió encantada, sus esperanzas se estrellan cuando ve que las organizadoras de la fiesta han escogido una temática racista. A pesar de que se muere por participar en la comunidad griega de la universidad, decide faltar a la fiesta e ir a otra en una hermandad menos prestigiosa. Ella no querría que su reputación se manchara al asociarse con una situación sucia.

7

Practica el chugi (la lealtad). Los samuráis no eran nada más que personas fieles a sus señores, sus clanes y sus temas. Se esperaba que un samurái siguiera las órdenes de su daimyo con obediencia absoluta. Los samuráis incluso firmaban contratos de sangre con su daimyo, en los que juraban lealtad a todo el linaje de su señor.[5] Si bien es cierto que este tipo de lealtad extrema está fuera de lugar en la era moderna, sigue siendo posible practicar el chuugi al ceñirse a las personas en tu vida que te dan honor en los momentos de dificultad, como tus amigos, tus familiares y las personas que depende de ti.

  • Un ejemplo moderno: Tim y su hijo siempre han tenido una relación difícil. Cuando Tim trata de ayudar a su hijo a tomar las decisiones correctas en su vida, los dos siempre han terminado en una discusión alterada. Ahora, su hijo se casará con una mujer que a Tim no le agrada. A pesar de sus reservas extremas, Tim decide estar al lado de su hijo en su boda ya que es su hijo y lo amará sin importar lo que pase.
A pesar de que los samuráis son guerreros, no pelean a menos que absolutamente no tuvieran otra opción. Los samuráis verdaderos no utilizan su poder a la ligera.

FRASES DE YAMAMOTO TSUNETOMO


Biografía Yamamoto Tsunetomo
En 1668, con nueve años de edad, Yamamoto Tsunetomo comenzó a servirle a Nabeshima Mitsushige (1632-1700), tercer daimyo (soberano feudal) del clan Nabeshima durante el período Edo   (1603 ? 1867), conocido por la eliminación en el año 1660 del suicidio ritual (seppuku) en su feudo.

Durante treinta años se dedicó a su señor y a su clan, llegando a convertirse en un guerrero samurái altamente respetado.

En 1700, debido a la prohibición del suicidio ritual (seppuku), Yamamoto Tsunetomo no pudo optar por el suicidio tras la muerte de Nabeshima Mitsushige, y decidió retirarse a un monasterio budista cerca del castillo de Saga (Kyushu).

Entre 1700 y 1713, influenciado por el budismo y el confucianismo, escribe "Hagakure", un compendio de los ideales del samurái que se guardó en secreto en el clan Nabeshima durante dos siglos, hasta que finalmente se hizo público en la era Meiji (1868-1912).

Entre 1701 y 1703 tuvo lugar un evento llamado "leyenda de los 47 ronin" o "Incidente de Ako" y se convirtió en la leyenda más famosa del código de honor samurái (bushido).

La leyenda cuenta la historia de un grupo de 47 samuráis que se vieron obligados a convertirse en ronin (samurái sin señor) después de que su daimyo (señor feudal) se viera obligado a cometer el seppuku (suicidio ritual), por haber agredido a un alto funcionario judicial llamado Kira Kozukenosuke.

Los ronin idearon un plan para asesinar a Kozukenosuke y a toda su familia, hecho que consumaron un año después para luego entregarse a la justicia y ser sentenciados a cometer seppuku.

Este evento influenció notablemente a Yamamoto Tsunetomo, que pensaba que habían esperado demasiado para vengarse y además luego de consumar la venganza debían cometer seppuku y no continuar viviendo, algo deshonroso para un samurái.

Tras convertirse en monje, cambió su nombre por "Yamamoto Jocho".

 Frases de Yamamoto Tsunetomo
     La valentía es saber apretar los dientes.
      
      No debe tolerarse que se formen malos hábitos.
      
      La mejor actitud respecto a las palabras es no usarlas.
       
      Se dice que la suerte que os es dada por otros es la más segura.

Hace falta una mentalidad de esclavo para comer en el plato empezado por otra persona.

Poniendo a alguien voluntariamente en una situación embarazosa no se hace nada constructivo.

No se pueden llevar a cabo grandes hazañas cuando se está en una disposición anímica normal.

Lo que debe ser dicho debería serlo siempre de la manera más concisa, lógica y clara posible.
    
       Hay pocos problemas realmente importantes, solamente se presentan más de dos o tres en toda una existencia.

Es necesario saberse concentrar sobre una sola cosa. Todos los oficios deben ser ejercidos con concentración.

Cuando uno aprende a apreciar los puntos fuertes de los demás, cada persona puede volverse un maestro o en público.

Incluso si la casa, los muebles y todo el resto es destruido, no lo lamentaré porque son cosas que se pueden reemplazar.

El Samurái debe obrar sin dudar, sin confesar el más mínimo cansancio ni el más mínimo desánimo hasta concluir su tarea.
     
    Cuando se ataca, no se ha de despreciar esperar el buen momento. Esperando el buen momento no se debe olvidar el ataque.

Yo no conozco recetas para asegurar la victoria. Lo que yo sé es que hay que asir toda ocasión y no dejarla escapar jamás.

Es bueno enfrentarse con dificultades en la juventud porque el que no ha sufrido jamás no ha templado plenamente su carácter.

 La inteligencia no es más que saber conversar de unas cosas y otras con los demás, consiguiendo con ello una sabiduría infinita.
     
     Como dice el proverbio: "El pez no vive en el agua clara". Son las algas las que le permiten desarrollarse plenamente hasta su madurez.
    
(...) Es más bien malo ser siempre perfecto en todas las cosas, porque entonces se tiene tendencia a olvidar que podemos cometer errores.

El Samurái valiente no piensa en términos de victoria o derrota; combate fanáticamente hasta la muerte. Sólo de este modo realiza su destino.
   
Un hombre de origen modesto que logra cierto renombre y alcanza una posición social elevada, está dotado manifiestamente de cualidades sobresalientes.

Cuando un Samurái está constantemente dispuesto a morir, ha alcanzado la maestría de la Vía y puede dedicar, sin cesar, la vida entera al servicio de su señor.

Un hombre que ha recibido una buena educación puede camuflar, con su inteligencia y su elocuencia, su pusilanimidad o su estupidez, que son su verdadera naturaleza.

Una persona a la que consideráis amiga cuando todo te va bien, y que os da la espalda como un extraño en caso de enfermedad o de infortunio, no es más que un cobarde.

Una persona de poco conocimiento se da aires de sabio: es una cuestión de inexperiencia. 

Cuando se domina bien algo, no se destaca en nuestro comportamiento: una persona así es educada.

Es cierto que en todo arte es muy difícil aprender los puntos fuertes del maestro, pero en cambio, sus puntos débiles son imitados fácilmente. Estos no son, desde luego, de ninguna utilidad para sus discípulos.

Por esto un Samurái debe conocer sus debilidades y pasar su vida corrigiéndolas sin jamás tener el sentimiento de haber hecho ya lo suficiente. No debe, naturalmente, tener demasiada confianza pero tampoco sentirse inferior.

Ganar primero, combatir después, lo que dicho en dos palabras es ganar antes. La riqueza del tiempo de paz es permitir la preparación marcial para el tiempo de guerra. Con quinientos aliados, se puede derrotar a una fuerza enemiga.

Bushido es la aceptación total de la vida, vivir incluso cuando ya no tenemos deseos de vivir. Esto se logra sabiendo morir en cada instante de nuestra vida, viviendo el instante, el aquí y ahora, sumido en el eterno presente, en vez de abandonar el campo de batalla cotidiano.

La crítica sólo debe intervenir después de haber discernido si la persona la aceptará o no, después que uno se ha hecho amigo de ella, de haber compartido sus intereses y de haberse comportado de manera tal que nos concede su entera confianza para que tenga fe en nuestras palabras.

Reprender y corregir a alguien por sus errores es importante. Este acto esencialmente caritativo es la primera obligación del Samurái. Pero hay que esforzarse en hacerlo de la manera conveniente. En efecto, es fácil encontrar cualidades y defectos en la conducta del prójimo. También es igualmente fácil criticarlo.

Uno puede ser llamado en cualquier momento a librar una dura batalla; si se muere habiendo descuidado su pulcritud, se da muestra de una relajación general de las buenas costumbres y uno se expone al desprecio y al descuido del adversario. Esta es la razón por la cual los viejos y jóvenes Samuráis han aportado siempre un gran cuidado en su presentación.

Si deseáis perfeccionaros, la mejor manera de hacer es solicitar la opinión de los otros y buscar sus críticas. La mayor parte de las personas intentan perfeccionarse fiándose en su sola facultad de apreciación. El único resultado que consiguen es que no hacen progresos significativos...Los hombres que buscan las críticas de los demás son ya superiores a ellos.

La dignidad de un ser se mide por la impresión exterior que da. Hay dignidad en el esfuerzo y la asiduidad; en la serenidad y la discreción. Hay dignidad en la observación de las reglas y en la rectitud. También hay dignidad para apretar los dientes y mantener los ojos abiertos: todas estas actitudes son visibles desde el exterior. Lo que es capital es actuar siempre con dignidad y sinceridad.

Los jóvenes deben esforzarse en aumentar siempre su determinación y su valentía. Esto sólo podrá hacerse cuando la valentía esté enraizada en el corazón. Cuando el sable está roto, hay que atacar con las manos. Cuando las manos están amputadas, hay que servirse de los hombros. Cuando los hombros están cortados, hay que morder el cuello de diez o hasta de quince enemigos. Esto es realmente valentía.

Mientras yo iba reflexionando al caminar, se me ocurrió que los seres humanos son unas extraordinarias e inteligentes marionetas articuladas. Aunque estén suspendidos por hilos, pueden saltar, caminar, hablar. ¡Cuán magníficamente están concebidos! Pero de aquí al próximo festival budista, pueden morir y venirnos a visitar bajo forma de espíritus. ¡Qué existencia más vana! La gente siempre parece olvidarlo.

Existe lo que se llama la actitud durante la tormenta. Cuando uno es sorprendido por una repentina tormenta, se puede o bien correr lo más aprisa posible o bien colocarse rápidamente bajo los aleros de las casas que bordean el camino. De todos modos nos mojaremos. Si uno ya estuviera preparado mentalmente a la idea de estar mojado, se estaría a fin de cuentas muy poco contrariado con la llegada de la lluvia. Se puede aplicar este principio con provecho en todas las situaciones.

El lenguaje militar emplea los términos de "Samurái ilustrado" y de "Samurái ignorante". Un Samurái que ha esperado tenerse que enfrentar con situaciones difíciles para aprender a salir de ellas no es ilustrado. Un Samurái que se preocupa por adelantado de todas las situaciones y soluciones posibles, es sabio. Será por lo tanto capaz de hacerle frente con brillantez cuando la ocasión se presente. No importa lo que ocurra, un Samurái ilustrado es aquel que se preocupa de los detalles de la acción, antes de la hora.

El modo de crear tal modelo es imaginar cuál de los que están en torno a nosotros sabe cómo conformarse al protocolo, a la rectitud y a las conveniencias; cuál demuestra la mayor valentía; cuál es el más elocuente; cuál es aquél cuyo comportamiento es el más irreprochable; cuál es el más íntegro; cuál tiene el mayor espíritu de decisión en caso de crisis. A partir de todos estos elementos, es necesario imaginar un ser reuniendo todas estas cualidades. La síntesis constituirá un excelente modelo, digno de ser imitado.

 Resultado de imagen de citas de yamamoto


Temas sugeridos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Sic transit gloria mundi

trucos blogger